domingo, 2 de diciembre de 2012

Lo sé, siempre es mi culpa. No importa cuanto lo intente, no importa cuánto me esfuerce, jamás será suficiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario